Depresión: síntomas, tratamiento

sintomas de depresion

Estar desanimado de vez en cuando es una parte de la vida de cada persona, pero cuando tales emociones como la desesperación y desesperanza no desaparecen durante unos periodos más constantes, puede indicar que es probable que tenga depresión.

La depresión no sólo consiste en la tristeza diaria, sino también puede influir en como piensa y como se siente la persona y además influir en las actividades diarias.

La depresión puede intervenir en su habilidad a trabajar, estudiar, dormir y disfrutar de la vida. Solo tratar de pasar el día de la vida puede ser abrumador.

La descripción de la depresión puede variar dependiendo de cada persona. Algunos la describen como la vida en el 
agujero negro, otros dicen que las emociones que una experimenta son el vacío, apatía y la pérdida de las ganas de vivir. En caso de dejar el problema sin solucionar, las consecuencias pueden ser negativas para su salud. Pero es importante recordar que de la desesperación y desesperanza no es la realidad sino que los síntomas de la depresión.

No importa lo desesperado que se encuentra, siempre puede encontrarse mejor. Al entender las causas y distinguiendo algunos de los síntomas y tipos de la depresión, podrá hacer los primeros pasos para encontrarse mejor y superar el problema. 

Señales y síntomas

Los síntomas de la depresión pueden variar dependiendo de la persona, pero existen algunos síntomas comunes. Es importante recordar que estos síntomas pueden parecer la parte normal de la vida. Pero cuantos más síntomas tenga, más fuertes serán y más durarán, es más probable que esté lidiando con una depresión.

10 síntomas de la depresión más comunes

  • Sentimientos de impotencia y desesperanza.

Una perspectiva sombría: nada mejorará nunca y no hay nada que pueda hacer para mejorar su situación.

  • Pérdida del interes en las actividades diarias.

Cuando pierde las ganas de tener hobbies, ocio, actividades socias y sexo. 

  • Cambios en el apetito y en el peso

Pérdida o aumento de peso significativo: un cambio de más del 5 % del peso corporal en un mes.

  • Cambios de sueño.

Ya sea insomnio, especialmente al despertarse en las primeras horas de la mañana, o quedarse dormido.

  • Ira o irritabilidad.

Sentirse agitado, inquieto o incluso violento. Tu nivel de tolerancia es bajo, tu temperamento corto, y todo y todos te ponen nervioso.

  • Pérdida de energía.

Sentirse fatigado, lento y físicamente agotado. Todo su cuerpo puede sentirse pesado, e incluso las tareas pequeñas son agotadoras o tardan más en completarse.

  • Autodesprecio.

Fuertes sentimientos de inutilidad o culpa. Te criticas duramente por las faltas y los errores que percibes.

  • Comportamiento temerario.

Participa en un comportamiento escapista, como el abuso de sustancias, el juego compulsivo, la conducción temeraria o los deportes peligrosos.

  • Problemas de concentración.

Problemas para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas.

  • Dolores y molestias inexplicables.

Un aumento de las molestias físicas como dolores de cabeza, dolor de espalda, dolor muscular y dolor de estómago.

  • El vínculo entre los síntomas de depresión y la ansiedad

Se cree que la depresión y la ansiedad se derivan de la misma vulnerabilidad biológica, lo que puede explicar por qué tan a menudo van de la mano. Dado que la ansiedad empeora la depresión (y viceversa), es importante buscar tratamiento para ambas afecciones.

¿Es depresión o trastorno bipolar?

El trastorno bipolar, también conocido como depresión maníaca, implica cambios graves en el estado de ánimo, la energía, el pensamiento y el comportamiento. Debido a que se parece tanto a la depresión cuando está en la fase baja, a menudo se pasa por alto y se diagnostica erróneamente. Esto puede ser un problema grave, ya que tomar antidepresivos para el trastorno bipolar en realidad puede empeorar la condición.

Si alguna vez ha pasado por fases en las que experimentó sentimientos excesivos de euforia, disminución de la necesidad de dormir, pensamientos acelerados y comportamiento impulsivo, considere hacerse una evaluación para el trastorno bipolar.

Depresión y riesgo de suicidio

La depresión es un factor de riesgo importante para el suicidio. La desesperación profunda y la desesperanza pueden hacer que el suicidio se sienta como la única forma de escapar del dolor. Si tiene un ser querido con depresión, tome en serio cualquier conversación o comportamiento suicida y esté atento a las señales de advertencia:

  1. Hablar de matarse o hacerse daño a uno mismo.
  2. Expresar fuertes sentimientos de desesperanza o estar atrapado.
  3. Una preocupación inusual con la muerte o el morir.
  4. Actuar imprudentemente, como si tuviera un deseo de muerte (por ejemplo, pasarse los semáforos en rojo).
  5. Llamar o visitar personas para despedirse.
  6. Poner los asuntos en orden (regalar posesiones preciadas, atar cabos sueltos).
  7. Decir cosas como “Todos estarían mejor sin mí” o “Quiero salir”.
  8. Un cambio repentino de estar extremadamente deprimido a actuar tranquilo y feliz.
  9. Si cree que un amigo o familiar está pensando en suicidarse, exprese su preocupación y busque ayuda de inmediato.
  10. Hablar abiertamente sobre pensamientos y sentimientos suicidas puede salvar una vida.

Causas y factores de riesgo

Si bien algunas enfermedades tienen una causa médica específica, lo que hace que el tratamiento sea sencillo, la depresión es mucho más complicada. Ciertos medicamentos, como los barbitúricos, los corticosteroides, las benzodiazepinas, los analgésicos opioides y los medicamentos específicos para la presión arterial pueden desencadenar síntomas en algunas personas, al igual que el hipotiroidismo (una glándula tiroides hipoactiva). Pero más comúnmente, la depresión es causada por una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales que pueden variar enormemente de una persona a otra.

A pesar de lo que haya visto en los anuncios de televisión, leído en artículos de periódicos o tal vez incluso escuchado de un médico, la depresión no es solo el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro, tener demasiado o muy poco de cualquier químico cerebral que pueda ser simplemente se cura con medicación. 

Los factores biológicos ciertamente pueden desempeñar un papel en la depresión, incluida la inflamación, los cambios hormonales, la supresión del sistema inmunitario, la actividad anormal en ciertas partes del cerebro, las deficiencias nutricionales y la reducción de las células cerebrales. Pero los factores psicológicos y sociales, como traumas pasados, abuso de sustancias, soledad, baja autoestima y opciones de estilo de vida, también pueden desempeñar un papel muy importante.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si el apoyo de familiares y amigos y los cambios positivos en el estilo de vida no son suficientes, puede ser el momento de buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. Existen muchos tratamientos efectivos para la depresión, que incluyen:

Terapia. Consultar a un terapeuta puede brindarle herramientas para tratar la depresión desde una variedad de ángulos y motivarlo a tomar las medidas necesarias. La terapia también puede ofrecerle las habilidades y el conocimiento para evitar que el problema regrese.

La medicación puede ser imprescindible si te sientes suicida o violento. Pero si bien puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión en algunas personas, no es una cura y, por lo general, no es una solución a largo plazo. También viene con efectos secundarios y otros inconvenientes, por lo que es importante aprender todos los hechos para tomar una decisión informada.

Publicado en: Comprar medicamentos online

Editado: 09.06.2022